lunes, 26 de octubre de 2009

Carta abierta a Bill Maher acerca de la vacunación


Contra el optimismo no hay vacunas.


Mario Benedetti


Desde el Huffington Post
Por Michael Shermer
Editor de la revista Skeptic y columnista de la revista Scientific American
Traducción: KC

Querido Bill,

Hace años me invitaste a aparecer como escéptico varias veces en el espectáculo de ABC "Politicamente Incorrecto", y desde entonces he compartido tu escepticismo en muchos asuntos importantes para ambos: el creacionismo y diseño inteligente, sobrenaturalismo religioso y lel disparate paranormal de la Nueva Era, los que "saben la verdad" del 9 / 11, los que saben del "origen" de Obama , y toda clase de caldos fríos de conspiración. Sobre estas cuestiones, y muchos otros, es que con razón te ganaste el Premio Richard Dawkins de la Fundación de Richard, que promueve la razón y la ciencia.

Sin embargo, creo que cuando se trata de medicina alternativa, en general, y las vacunas, en particular, has caído presa de los mismos sesgos cognitivos y de pensamiento conspirativo que tan astutamente has identificado en los demás. De hecho, el principio mismo de la forma en que se basa el funcionamiento de la vacunación es una prueba más (como si necesitáramos más) en contra de los creacionistas, de que la evolución ocurrió y que la selección natural es real: las vacunas funcionan engañando al sistema inmune del cuerpo haciéndole pensar que ya ha tenido la enfermedad para la que se administró la vacuna. Nuestro sistema inmune "se adapta" a los patógenos invasores y "evoluciona" para luchar contra ellos, de manera que cuando se encuentra con un patógeno biológicamente similar (que a su vez puede haber evolucionado) tiene en su arsenal las armas necesarias para luchar contra ella. Por esta razón muchos de nosotros nació en la década de 1950 y antes, tenemos una cierta inmunidad contra la gripe H1N1, debido a su similitud genética con los virus de la gripe de antes, y esa es la razón por la qué muchos de los nacidos después en verdad deben ser vacunadas.

Las vacunas no son 100% eficaces, ni están libres de riesgos. Pero las ventajas superan con creces los riesgos, y cuando las comunidades en los EE.UU. y en el Reino Unido en los últimos años  han sido sometidas a vacunas en gran número, se pierde la inmunidad de grupo y las enfermedades transmisibles han regresado. Este es otro ejemplo de la evolución en funciones, pero en este caso está trabajando en contra de nosotros (ver en www.sciencebasedmedicine.org numerosos artículos para responder a cada una de las objeciones a las vacunas).

La vacunación es uno de los grandes descubrimientos de la ciencia. Es una ironía considerable, pues, que como un opositor a pleno pulmón de las tonterías que llamadas diseño inteligente, tu postura anti-vacunación teconvierta en algo así como un anti-evolucionista. Puesto que has sido tan textual en tu defensa de la teoría de la evolución, te ruego que seas coherente en tu apoyo a la teoría en todos los dominios y que por favor reconsidera tu posición sobre las vacunas. No era tan irracional ser un escéptico de la vacunación en la década de 1880, como lo fue el co-descubridor de la selección natural - Alfred Russel Wallace - pero hemos aprendido mucho durante el siglo pasado. La evolución explica por qué las vacunas funcionan. Por favor, deja de negar la evolución en este caso especial.

Además, Bill, tus comentarios acerca de no querer "confiar en el gobierno" para inyectarnos con un virus potencialmente mortal, junto con los comentarios que has escrito sobre "las grandes compañías farmacéuticas" que colaboran con la AMA y el CDC para mantenernos enfermos, en nombre de las ganancias corporativas es, en todo lo que importa, indistinguible de la teoría conspiranoica del 9 / 11. Tu línea brillante acerca de cómo sabemos que la administración Bush no orquestó el atentado del  9 / 11 ("porque funcionó"), se aplica aquí: la idea de que decenas o cientos de ejecutivos farmacéuticos, directores de la AMA, los médicos de los CDC y directores ejecutivos podrían orquestar una conspiración para mantenernos enfermos a todos en el nombre de dinero y el poder hace tanto sentido como creer que Bush, Cheney, Rumsfeld, y sus burócratas colocaron artefactos explosivos en el World Trade Center y volaron aviones de control hacia los edificios.

Por último, Bill, por favor considera la extraña yuxtaposición de tu apoyo entusiasta a la reforma de salud y la intervención del gobierno en este aspecto de nuestra vida médica, con tu escepticismo de que estas mismas personas - cuando se trata de la vacunación y la prevención de enfermedades - de repente pierden su sentido de la moralidad, junto con su formación como médicos. Tú excorias el derecho político por no confiarle nuestra salud al gobierno, y luego en el próximo aliento sin darte cuenta te unes a su coro cuando se denuncian las vacunas, aumentando así el forraje para sus cañones ideológicos. Por favor, recuerda que se trata de la misma gente administrando tanto la asistencia sanitaria como los programas de vacunación.

Una de las características más notables de la ciencia es que a menudo conduce a sus practicantes a cambiar de opinión y decir "Yo estaba equivocado". Tal vez no lo hacemos lo suficiente, ya que nuestras propias anteojeras y nuestros egos se interponen en el camino, pero sucede, y sin duda sucede mucho más en la ciencia que lo hace en la religión o la política. Yo lo he hecho. Yo solía ser un escéptico del calentamiento global, pero volví a examinar la evidencia y he anunciado en la revista Scientific American que yo estaba equivocado. Por favor, reconsidera tanto las pruebas de vacunación, como las incoherencias en su posición, y piensa en hacer una de las cosas más valientes y honorables  que cualquier pensador crítico puede hacer, y es decir públicamente "cambié de opinión. Estaba equivocado".

Con todo respeto,

Michael Shermer

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.